CT Scan vs. MRI – Do You Know the Difference?

CT Scan vs. MRI – Do You Know the Difference?

Para leer en Español, por favor haga clic aquí

If you are unsure about the difference between CT scans and MRIs and why one imaging study might be used over the other, you are not alone. CT scans and MRIs are advanced technologies used to diagnose and monitor numerous medical issues, but many people aren’t sure how they work and what information they provide physicians to help determine treatment.

Ron Gefen, MD, Vice Chair and Chief of Radiology at Cooper University Health Care, answers some common questions about CT scans and MRIs.

What Is a CT Scan? What Is an MRI?

A computed tomography (CT) scan, or “CAT” scan (an older term), is an imaging procedure that uses X-rays to generate images of parts of the body. A CT scan provides more detailed information than a typical X-ray because the machine can spin around the body, showing both soft tissue and bones. A doctor will order a CT scan to diagnose injuries from trauma, detect infections, or evaluate abdominal symptoms. CT scans are also commonly used to detect internal bleeding and monitor cancer growth.

Magnetic resonance imaging (MRI) is an imaging study that uses a strong magnetic field and radio waves to produce images of parts of the body to diagnose a variety of conditions. Because MRIs provide detailed images, they can detect orthopaedic issues related to joints, muscles, tendons, and ligaments. MRIs also excel at detecting strokes, imaging the brain and spine, and evaluating other internal organs in more detail.

What to Expect During a CT Scan and MRI

A CT scan uses computers and large, rotating X-ray machines to create cross-sectional images of the body. During the procedure, the patient lies flat on a table that moves through a scanning ring, and the collected data is assembled to form 3D images. A CT scan usually takes 10 to 15 minutes.

An MRI machine looks similar to CT but uses a large magnet and radio waves to produce detailed images. These large machines resemble a wide tunnel or tube that is open on both ends, in which patients must lie still for an average of 20 to 30 minutes.

How to Prepare for Imaging

For both CT scans and MRIs, patients will be given instructions on whether they are permitted to eat or drink or take medications before the scan. Both CT scans and MRIs may require the injection of a contrast dye during the procedure, helping the radiologist to see organs and other tissues more clearly. Before a contrast agent can be given, patients are asked if they’ve experienced an allergic reaction to dyes in the past.

Before a scan, patients will change into a hospital gown and remove any jewelry that could interfere with the test. It is very important that patients having an MRI inform the technician if they have any metal in their body because MRI machines use high-powered magnets to generate images. MRI machines are very loud, so patients will be offered earplugs or headphones to dull the noise.

What to Do After a Scan?

CT scans and MRIs are noninvasive, painless procedures that do not require any recovery time. If patients receive anesthesia or a sedative for their examination, they will be monitored for a short time afterward. Any contrast agents (dyes) used during the study will be naturally eliminated by the body through the passing of urine. The examination results will typically be ready within one or two days.

Risks Associated With a CT scan and MRI

Both CT and MRI scans are safe and relatively low-risk procedures.

CT scans use small amounts of radiation to generate the images. Doctors use the lowest dose of radiation possible to obtain the needed medical information.

MRIs do not use X-ray radiation. However, MRIs create a strong magnetic environment, and some patients may be unable to undergo this procedure if they have medical implants such as older models of aneurysm clips or other devices that are made of metal. People who are claustrophobic may be unable to receive an MRI because it is performed in an enclosed space.

For pregnant or lactating patients who may need a CT or MRI,  techniques such as lowering CT radiation dose or withholding MRI contrast agents can minimize any potential risk to the fetus or infant.

Choose the Imaging Experts at Cooper

“Both MRIs and CT scans provide important information to physicians about a patient’s anatomy and identify abnormalities related to disease or injury, so we can determine the best possible treatment option,” Dr. Gefen says. “At Cooper, our team of experts provide an extensive array of imaging services for men, women, and children.”

The next time your physician orders a CT scan or an MRI, you’ll have a better understanding of their purpose. But, as always, ask your doctor and health care providers any questions you may have.

Cooper University Health Care offers imaging services in Cherry Hill, Voorhees, and Camden. Call 888.499.8779 or click here to schedule an appointment today.

Tomografía computarizada versus resonancia magnética: ¿conoce la diferencia?

Si no está seguro acerca de la diferencia entre las tomografías computarizadas y las resonancias magnéticas y por qué un estudio de imágenes podría usarse sobre el otro, no está solo. Las tomografías computarizadas y las resonancias magnéticas son tecnologías avanzadas que se utilizan para diagnosticar y monitorear numerosos problemas médicos, pero muchas personas no están seguras de cómo funcionan y qué información brindan a los médicos para ayudar a determinar el tratamiento.

Ron Gefen, MD, vicepresidente y jefe de radiología de Cooper University Health Care, responde algunas preguntas comunes sobre las tomografías computarizadas y las resonancias magnéticas.

¿Qué es una tomografía computarizada? ¿Qué es una resonancia magnética?

Una tomografía computarizada (TC), o exploración “CAT” (un término más antiguo), es un procedimiento de diagnóstico por imágenes que utiliza rayos X para generar imágenes de partes del cuerpo. Una tomografía computarizada brinda información más detallada que una radiografía típica porque la máquina puede girar alrededor del cuerpo y mostrar tanto los tejidos blandos como los huesos. Un médico ordenará una tomografía computarizada para diagnosticar lesiones por trauma, detectar infecciones o evaluar síntomas abdominales. Las tomografías computarizadas también se usan comúnmente para detectar hemorragias internas y monitorear el crecimiento del cáncer.

La resonancia magnética nuclear (RMN) es un estudio de imágenes que utiliza un fuerte campo magnético y ondas de radio para producir imágenes de partes del cuerpo para diagnosticar una variedad de condiciones. Debido a que las resonancias magnéticas brindan imágenes detalladas, pueden detectar problemas ortopédicos relacionados con las articulaciones, los músculos, los tendones y los ligamentos. Las resonancias magnéticas también se destacan en la detección de accidentes cerebrovasculares, la obtención de imágenes del cerebro y la columna vertebral y la evaluación de otros órganos internos con más detalle.

Qué esperar durante una tomografía computarizada y una resonancia magnética

Una tomografía computarizada utiliza computadoras y grandes máquinas de rayos X giratorias para crear imágenes transversales del cuerpo. Durante el procedimiento, el paciente se acuesta sobre una mesa que se mueve a través de un anillo de exploración y los datos recopilados se ensamblan para formar imágenes en 3D. Una tomografía computarizada generalmente toma de 10 a 15 minutos.

Una máquina de resonancia magnética se parece a la tomografía computarizada, pero usa un imán grande y ondas de radio para producir imágenes detalladas. Estas grandes máquinas se asemejan a un túnel o tubo ancho que está abierto en ambos extremos, en el que los pacientes deben permanecer quietos durante un promedio de 20 a 30 minutos.

Cómo prepararse para las imágenes

Tanto para las tomografías computarizadas como para las resonancias magnéticas, los pacientes recibirán instrucciones sobre si se les permite comer, beber o tomar medicamentos antes de la exploración. Tanto las tomografías computarizadas como las resonancias magnéticas pueden requerir la inyección de un tinte de contraste durante el procedimiento, lo que ayuda al radiólogo a ver los órganos y otros tejidos con mayor claridad. Antes de que se pueda administrar un agente de contraste, se pregunta a los pacientes si han experimentado una reacción alérgica a los tintes en el pasado.

Antes de una exploración, los pacientes se pondrán una bata de hospital y se quitarán las joyas que puedan interferir con la prueba. Es muy importante que los pacientes que se sometan a una resonancia magnética informen al técnico si tienen algún metal en el cuerpo porque las máquinas de resonancia magnética utilizan imanes de alta potencia para generar imágenes. Las máquinas de resonancia magnética son muy ruidosas, por lo que a los pacientes se les ofrecerán tapones para los oídos o auriculares para atenuar el ruido.

¿Qué hacer después de un escaneo?

Las tomografías computarizadas y las resonancias magnéticas son procedimientos no invasivos e indoloros que no requieren tiempo de recuperación. Si los pacientes reciben anestesia o un sedante para su examen, serán monitoreados por un corto tiempo después. Cualquier agente de contraste (tintes) utilizado durante el estudio será eliminado naturalmente por el cuerpo a través del paso de la orina. Los resultados del examen generalmente estarán listos dentro de uno o dos días.

Riesgos asociados con una tomografía computarizada y una resonancia magnética

Tanto la tomografía computarizada como la resonancia magnética son procedimientos seguros y de riesgo relativamente bajo.

Las tomografías computarizadas usan pequeñas cantidades de radiación para generar las imágenes. Los médicos utilizan la dosis de radiación más baja posible para obtener la información médica necesaria.

Las resonancias magnéticas no utilizan radiación de rayos X. Sin embargo, las resonancias magnéticas crean un fuerte entorno magnético y es posible que algunos pacientes no puedan someterse a este procedimiento si tienen implantes médicos, como modelos más antiguos de clips para aneurismas u otros dispositivos que están hechos de metal. Es posible que las personas que son claustrofóbicas no puedan recibir una resonancia magnética porque se realiza en un espacio cerrado.

Para las pacientes embarazadas o lactantes que pueden necesitar una TC o una RM, técnicas como la reducción de la dosis de radiación de la TC o la suspensión de los agentes de contraste de la RM pueden minimizar cualquier riesgo potencial para el feto o el bebé.

Elija a los expertos en imágenes de Cooper

“Tanto las resonancias magnéticas como las tomografías computarizadas brindan información importante a los médicos sobre la anatomía de un paciente e identifican anomalías relacionadas con enfermedades o lesiones, para que podamos determinar la mejor opción de tratamiento posible”, dice el Dr. Gefen. “En Cooper, nuestro equipo de expertos brinda una amplia gama de servicios de imágenes para hombres, mujeres y niños”.

La próxima vez que su médico ordene una tomografía computarizada o una resonancia magnética, comprenderá mejor su propósito. Pero, como siempre, pregunte a su médico y proveedores de atención médica cualquier pregunta que pueda tener.

Cooper University Health Care ofrece servicios de imágenes en Cherry Hill, Voorhees y Camden. Llame al 888.499.8779 o haga clic aquí para programar una cita hoy.

Leave a Reply

Your email address will not be published.