The Concussion Crisis in Children

The Children’s Concussion Crisis: What You Need to Know

Para leer en Español, por favor haga clic aquí

Children are naturally active. Running, jumping, bike riding, and sports are a normal part of childhood, and have a positive effect on their mental and physical health and wellness.

However, accidents can happen. While cuts and bruises can be easy to see and treat, concussions are often an invisible injury. It’s important for parents and caregivers to be aware of the signs and symptoms of head injuries in children and to know when to seek treatment.

A concussion is a type of traumatic brain injury (TBI) caused by a bump or jolt to the head or body. This forceful motion can cause the brain to move back and forth rapidly within the skull and can cause damage to brain cells and chemical changes in the brain.

Fortunately, most concussions are mild, and people usually recover fully. However, any trauma to the head, face, or neck should be monitored carefully. Untreated symptoms may lead to complications with serious effects.

“It is important to understand that every concussion, no matter how mild, is an injury to your brain,” says Tom Drake, MD, Director of the Pediatric Concussion Program at Cooper University Health Care. “In recent years, schools and sports organizations have made great strides in recognizing concussions in children, but all adults and caregivers should be familiar with concussion signs and symptoms and know when to seek treatment.”

Signs and Symptoms of a Concussion

The signs and symptoms of a concussion can be subtle and may not appear immediately. Symptoms can last for days, weeks, or longer, depending on the severity of the injury, and whether the person has had a concussion before.

The two most common symptoms are headaches and confusion. Other immediate signs and symptoms of a concussion may include:

  • Dizziness
  • Memory problems
  • Ringing in the ears
  • Nausea or vomiting
  • Slurred speech

Some symptoms of concussions do not appear until hours or days later. These can include:

  • Mood and cognitive disturbances
  • Sensitivity to light and noise
  • Sleep disturbances

What to Look for in Infants and Toddlers

Concussions can be difficult to recognize in infants and toddlers because young children can’t readily communicate how they feel. Nonverbal clues to the possibility of a concussion may include:

  • Listlessness, tiring easily
  • Irritability, crankiness
  • Change in eating or sleeping patterns
  • Lack of interest in favorite toys
  • Loss of balance, unsteady walking

“It’s especially important for parents to be aware of any falls that could cause a concussion and to know the signs that say ‘something is off,’” says Dr. Drake. “Make sure caregivers, daycare workers, and other supervising adults tell you about any head injuries that may occur to your child. If in doubt, never hesitate to call your doctor.”

Examination and Treatment

To diagnose a concussion and determine its severity, a doctor will take a history and conduct a neurological examination, which includes tests that examine vision, pupil reaction, hearing, balance, coordination, and reflexes. Brain imaging does not diagnose a concussion; however, the doctor may order a magnetic resonance imaging (MRI) or computerized tomography (CT) scan to rule out additional or more serious injuries.

Most of the time, concussions are treated with physical and mental rest. It’s important to check with your doctor before giving your child any medications if you suspect a concussion. Aspirin, for example, may contribute to bleeding, which may complicate a brain injury. Watch for any signs of neurological deterioration or additional symptoms that may develop in the days that follow the injury.

Managing a Concussion

Every concussion is unique. If your child is diagnosed with a concussion, our doctors will create a customized treatment plan based on your child’s needs. Treatment usually includes a multiple-step plan starting with rest, then moving to light and moderate activity before returning to regular activity.

“Everyone heals at their own pace, and monitoring your child’s symptoms is crucial,” Dr. Drake explains. “We understand that children are eager to get back to their regular activities, especially sports, but it’s important they take the necessary time to fully recover. “It’s better to miss one game than the entire season.’”

Cooper’s Expert Concussion Team

Cooper University Health Care‘s comprehensive Pediatric Concussion and Traumatic Brain Injury Program offers a multidisciplinary approach to the evaluation, diagnosis, and management of concussions, brain injuries, and trauma.

Our program of experienced adult and pediatric medical and surgical specialists includes emergency medicine and trauma physicians, neurologists, neurosurgeons, orthopaedic surgeons, sports medicine physicians, and neuropsychologists.

“Having experts in a variety of specialties working together as a team provides our brain injury patients with a comprehensive, coordinated approach to care,” Dr. Drake says. “Our team delivers highly coordinated care so that your child can get back to the classroom and the physical activities they enjoy as safely as possible.”

Click here to learn more about Cooper’s Pediatric Concussion and Traumatic Brain Injury Program and to access resources for parents, coaches, and school professionals.

If you or your child has suffered a head injury, visit a Cooper Urgent Care or our Emergency Department for evaluation and treatment.


La crisis de la conmoción cerebral en los niños

Los niños son naturalmente activos. Correr, saltar, andar en bicicleta y los deportes son una parte normal de la infancia y contribuyen a la salud y el bienestar mental y físico de los niños.

Sin embargo, pueden ocurrir accidentes. Si bien las cortadas y los moretones pueden ser fáciles de ver, las conmociones cerebrales suelen ser una lesión invisible. Es importante que los padres y cuidadores estén al tanto de los signos y síntomas de las lesiones en la cabeza en los niños y sepan cuándo buscar tratamiento.

Una conmoción cerebral es un tipo de lesión cerebral traumática (TBI, por sus siglas en inglés) causada por un golpe o sacudida en la cabeza o el cuerpo, que hace que el cerebro se mueva hacia adelante y hacia atrás rápidamente dentro del cráneo. Un movimiento contundente de este tipo puede dañar las células cerebrales y crear cambios químicos en el cerebro.

Afortunadamente, la mayoría de las conmociones cerebrales son leves y, por lo general, las personas se recuperan por completo. Sin embargo, cualquier traumatismo en la cabeza, la cara o el cuello debe controlarse con atención. Los síntomas no tratados, independientemente de la edad de la persona, pueden provocar complicaciones con efectos graves.

“Las personas de todas las edades corren el riesgo de sufrir conmociones cerebrales, y es importante comprender que cada conmoción cerebral, por leve que sea, es una lesión en el cerebro”, dice Tom Drake, MD, Director del Programa de conmociones cerebrales pediátricas en Cooper University Health Care. “En los últimos años, las escuelas y las organizaciones deportivas han hecho grandes avances en el reconocimiento de las conmociones cerebrales en los niños, pero todos los adultos y cuidadores deben estar familiarizados con los signos y síntomas de las conmociones cerebrales y saber cuándo buscar tratamiento.”

Signos y síntomas de una conmoción cerebral

Los signos y síntomas de una conmoción cerebral pueden ser sutiles y es posible que no aparezcan de inmediato. Los síntomas pueden durar días, semanas o más, según la gravedad de la lesión y si la persona ha tenido una conmoción cerebral anteriormente.

Los dos síntomas más comunes son dolores de cabeza y confusión. Otros signos y síntomas inmediatos de una conmoción cerebral pueden incluir:

  • Mareos
  • Problemas de memoria
  • Zumbido en los oidos
  • Nauseas o vomitos
  • Dificultad para hablar

Algunos síntomas de las conmociones cerebrales no aparecen hasta horas o días después. Estos pueden incluir:

  • Trastornos cognitivos y del estado de animo
  • Sensibilidad a la luz y al ruido
  • Trastornos del sueño

Qué hay que buscar en bebés y niños pequeños

Las conmociones cerebrales pueden ser difíciles de reconocer en bebés y niños pequeños porque los niños pequeños no pueden comunicar fácilmente cómo se sienten. Las pistas no verbales sobre la posibilidad de una conmoción cerebral pueden incluir:

  • Falta de energia, cansancio facilmente
  • Irritabilidad, mal humor
  • Cambio en la alimentación o en los patrones del sueño
  • Falta de interés en sus juguetes favoritos
  • Perdida del balance, marcha inestable

“Es especialmente importante que los padres estén al tanto de cualquier caída que pueda causar una conmoción cerebral y que conozcan las señales que dicen ‘algo anda mal’”, dice el Dr. Drake. “Asegúrese de que los cuidadores, los trabajadores de la guardería y otros adultos supervisores le informen sobre cualquier lesión en la cabeza que pueda sufrir su hijo. En caso de duda, nunca dude en llamar a su médico.”

Examen y Tratamiento

Para diagnosticar una conmoción cerebral y determinar su gravedad, un médico tomará un historial y realizará un examen neurológico, que incluye pruebas que examinan la visión, la reacción de la pupila, la audición, el equilibrio, la coordinación y los reflejos. Las imágenes cerebrales no diagnostican una conmoción cerebral, el médico puede solicitar una imagen de resonancia magnética (MRI por sus siglas en inglés) o una tomografía computarizada (CT por sus siglas en inglés) para descartar lesiones adicionales o más graves.

La mayoría de las veces, las conmociones cerebrales se tratan con descanso físico y mental. No le dé ningún medicamento a menos que el médico lo autorice. La aspirina, por ejemplo, puede contribuir al sangrado, lo que puede complicar una lesión cerebral. Esté atento a cualquier señal de deterioro neurológico o síntomas adicionales que puedan desarrollarse en los días posteriores a la lesión.

Manejo de una conmoción cerebral

Cada conmoción cerebral es única. Si se determina que su hijo tiene una conmoción cerebral, nuestros médicos crearán un plan de tratamiento basado en las necesidades de su hijo. El tratamiento generalmente incluye un plan de varios pasos que comienza con el descanso, luego pasa a una actividad ligera y moderada antes de volver a la actividad habitual.

“Todo el mundo se cura a su propio ritmo y es fundamental controlar los síntomas de su hijo”, explica el Dr. Drake. “Entendemos que los niños están ansiosos por volver a sus actividades habituales, especialmente las deportivas, pero es importante que se tomen el tiempo necesario para recuperarse por completo. La frase que tiene los CDC, “es mejor perderse un juego que toda la temporada”.

Equipo de expertos en conmociones cerebrales de Cooper

Cooper University Health Care tiene un programa integral de lesiones cerebrales traumáticas y conmociones cerebrales pediátricas que ofrece un enfoque multidisciplinario para la evaluación, el diagnóstico y el manejo de conmociones cerebrales, lesiones cerebrales y traumatismos.

Nuestro programa de especialistas médicos y quirúrgicos adultos y pediátricos con experiencia incluye médicos de medicina de emergencia y traumatología, neurólogos, neurocirujanos, cirujanos ortopédicos, médicos de medicina deportiva y neuropsicología.

“Tener expertos en una variedad de especialidades brinda un enfoque integral para nuestros pacientes con lesiones cerebrales”, dice el Dr. Drake. “Nuestro equipo brinda atención altamente coordinada para que su hijo pueda volver al salón de clases y a las actividades físicas que disfruta de la manera más segura posible.”

Haga clic aquí para obtener más información sobre el Programa de lesiones cerebrales traumáticas y conmociones cerebrales pediátricas de Cooper y para acceder a recursos para padres, entrenadores y profesionales escolares.

Si usted o su hijo han sufrido una lesión en la cabeza, visite el Cooper Urgent Care o nuestra Emergency Department para evaluación y tratamiento.

Leave a Reply

Your email address will not be published.