Getting Over the Hernia Hurdle

Getting Over the Hernia Hurdle

Para leer en Español, por favor haga clic aquí

More than five million Americans suffer from hernias each year, yet only about 15% seek medical treatment. Often, people choose to avoid or delay treatment because they are worried about surgery and recovery time. However, hernias should not be ignored. If left untreated they usually get larger, become increasingly painful, and in some cases, can cause serious health risks.

“A hernia is an abnormal protrusion, or bulging out, of part of an organ through the connective tissue, or muscle, that normally contains it,” explains Frank C. Koniges, MD, FACS, a general surgeon who specializes in hernia surgery at Cooper University Health Care. “Hernias can affect men, women, and children, and they can occur at any age.”

People who engage in heavy lifting or repetitive activities that put stress on the lower body may be at higher risk for hernias. Other risk factors include pregnancy and labor, constipation, and genetics. Hernias can also run in families.

The most common sign of a hernia is a noticeable bulge in the abdomen or groin area, where there is a weakness in the muscle. Many times, a hernia is only visible when a person lifts something heavy, bends over, coughs, or laughs. Hernias don’t always hurt, but the bulge may get bigger and more painful over time.

Types of Hernias

Hernias affect people in different ways. There are many types, but the most common are:

  • Inguinal hernia: This is the most common type of hernia. About 75% to 80% of hernias are inguinal and appears as a bulge at the groin area. These are sometimes present at birth, but can be found at any age. This type of hernia is more common in men, but can be found in women.
  • Umbilical hernia: These are protrusions that occur around the belly button area, just beneath the skin’s surface. They are more common in infants and are usually painless.
  • Abdominal wall hernia: This type of hernia often appears at the site of a previous abdominal incision, but may occur without one.
  • Femoral hernia: These are similar to inguinal hernias, but they occur in a different part of the groin, near the upper/inner thigh. These are not very common, but they are more frequent in women.
  • Hiatal hernia: This type of hernia occurs when the upper part of the stomach protrudes into the chest through the small opening in the diaphragm. This can lead to a digestive disorder called GERD — commonly known as reflux or heartburn. These are common in people over 50.

“Hernias cannot heal on their own,” Dr. Koniges says. “Only surgery can repair a hernia, but depending on the size of the hernia, some patients may never need surgery.”

When Do You Need Hernia Surgery?

Hernia repair is recommended when a hernia is painful or when symptoms interfere with daily activities. Repair is urgent when a hernia interferes with blood flow (called a strangulated hernia) or becomes “stuck” and causes intestinal obstruction. This situation is very serious and would require emergency surgery.

“It’s important for patients to be mindful of their hernia and any changes that may occur,” Dr. Koniges says.

Cooper surgeons provide expertise in the repair of all types of hernias, and they offer various treatment options based on the patient’s age, health, and lifestyle. Options include minimally invasive laparoscopic surgery and traditional open-repair techniques.

Hernia surgery is typically an outpatient surgical procedure, with patients returning home the same day. Recovery can last several days to a few weeks, depending on the extent of the repair. Larger or more complex repairs may require a brief hospital stay.

“Our goal is to return patients to a pain-free life as quickly as possible,” Dr. Koniges says. “We are here to answer all questions so patients can make the most informed decisions about their health.”

For an appointment with a hernia surgeon or to discuss your symptoms with a physician, call 800.8.COOPER (800.826.6737) or use our online form to make an appointment.


 

Superar el obstáculo de la hernia

Más de cinco millones de estadounidenses sufren de hernias cada año, pero solo alrededor del 15% busca tratamiento médico. A menudo, las personas optan por evitar o retrasar el tratamiento porque les preocupa la cirugía y el tiempo de recuperación. Sin embargo, las hernias no deben ser ignoradas. Si no se tratan, generalmente aumentan de tamaño, se vuelven cada vez más dolorosos y, en algunos casos, pueden causar riesgos graves para la salud.

“Una hernia es una protuberancia anormal, o abultamiento, de parte de un órgano a través del tejido conectivo o músculo que normalmente lo contiene”, explica Frank C. Koniges, MD, FACS, cirujano general que se especializa en cirugía de hernia en Cooper University Health Care. “Las hernias pueden afectar a hombres, mujeres y niños, y pueden ocurrir a cualquier edad”.

Las personas que levantan objetos pesados ​​o realizan actividades repetitivas que ejercen presión sobre la parte inferior del cuerpo pueden correr un mayor riesgo de hernias. Otros factores de riesgo incluyen el embarazo y el parto, el estreñimiento y la genética. Las hernias también pueden presentarse en las familias.

El signo más común de una hernia es un bulto notable en el área del abdomen o la ingle, donde hay debilidad en el músculo. Muchas veces, una hernia solo es visible cuando una persona levanta algo pesado, se agacha, tose o se ríe. Las hernias no siempre duelen, pero el bulto puede volverse más grande y más doloroso con el tiempo.

Tipos de hernias

Las hernias afectan a las personas de diferentes maneras. Hay muchos tipos, pero los más comunes son:

  • Hernia inguinal: Este es el tipo más común de hernia. Alrededor del 75% al ​​80% de las hernias son inguinales y aparecen como un bulto en el área de la ingle. Esto a veces están presentes al nacer, pero se pueden encontrar a cualquier edad. Este tipo de hernia es más común en hombres, pero se puede encontrar en mujeres.
  • Hernia umbilical: Estas son protuberancias que ocurren alrededor del área del ombligo, justo debajo de la superficie de la piel. Son más comunes en los bebés y generalmente no causan dolor.
  • Hernia de la pared abdominal: Este tipo de hernia a menudo aparece en el sitio de una incisión abdominal previa, pero puede ocurrir sin ninguna.
  • Hernia femoral: Son similares a las hernias inguinales, pero ocurren en una parte diferente de la ingle, cerca de la parte superior/interna del muslo. Estos no son muy comunes, pero son más frecuentes en mujeres.
  • Hernia hiatal: Este tipo de hernia ocurre cuando la parte superior del estómago sobresale hacia el tórax a través de la pequeña abertura en el diafragma. Esto puede conducir a un trastorno digestivo llamado ERGE, comúnmente conocido como reflujo o acidez estomacal. Estos son comunes en personas mayores de 50.

“Las hernias no pueden sanar por sí solas”, dice el Dr. Koniges. “Solo la cirugía puede reparar una hernia, pero dependiendo del tamaño de la hernia, es posible que algunos pacientes nunca necesiten cirugía”.

¿Cuándo necesita una cirugía de hernia?

La reparación de hernia se recomienda cuando una hernia es dolorosa o cuando los síntomas interfieren con las actividades diarias. La reparación es urgente cuando una hernia interfiere con el flujo sanguíneo (llamada hernia estrangulada) o se “atora” y causa obstrucción intestinal. Esta situación es muy grave y requeriría una cirugía de emergencia.

“Es importante que los pacientes estén atentos a su hernia y a cualquier cambio que pueda ocurrir”, dice el Dr. Koniges.

Los cirujanos de Cooper brindan experiencia en la reparación de todo tipo de hernias y ofrecen varias opciones de tratamiento según la edad, la salud y el estilo de vida del paciente. Las opciones incluyen cirugía laparoscópica mínimamente invasiva y técnicas tradicionales de reparación abierta.

La cirugía de hernia es típicamente un procedimiento quirúrgico ambulatorio, y los pacientes regresan a casa el mismo día. La recuperación puede durar desde varios días hasta algunas semanas, dependiendo de la extensión de la reparación. Las reparaciones más grandes o más complejas pueden requerir una breve estadía en el hospital.

“Nuestro objetivo es devolver a los pacientes a una vida sin dolor lo más rápido posible”, dice el Dr. Koniges. “Estamos aquí para responder todas las preguntas para que los pacientes puedan tomar las mejores decisiones sobre su salud”.

Para una cita con un cirujano de hernias o para hablar sobre sus síntomas con un médico, llame al 800.8.COOPER (800.826.6737) o use nuestro formulario en línea para hacer una cita.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.